Garrapatas

Varias especies de garrapatas atacan tanto a animales silvestres como domésticos, y ocasionalmente al hombre. Todos estos insectos son ectoparásitos que se adhieren al huésped y se alimentan de su sangre, lo cual causa irritación, molestia y pérdida del vigor. Algunas garrapatas también son vectores de microorganismos que producen enfermedades temibles.

Las garrapatas tienen cuatro fases en el ciclo de su vida: huevo, larva, ninfa y adulto.
Por lo general el apareamiento se lleva a cabo sobre el cuerpo del animal hospedero. Entonces la hembra cae al suelo y deposita los huevos. Llegando a poner una gran cantidad, hasta 10.000 o más.

Las mayoría de las garrapatas pasan gran parte de sus vidas en el suelo, esperando por un huésped animal apropiado.

Existen varias especies de garrapatas, algunas de ellas son:

La garrapata de los bovinos :
El parásito más destructivo de los animales domésticos en los EE.UU. es la garrapata del ganado bovino. Durante más de un siglo esta plaga evitó que prosperaran el ganado y los intereses de la industria lechera de los estados de sur e indirectamente el desarrollo agrícola entero.
La garrapata de los bovinos es un parásito chupador de sangre y es el único medio de diseminación de la enfermedad conocida como fiebre del ganado o fiebre de la garrapata que tantas muertes ocasionó.

La garrapata del perro :
Es una de las garrapatas que se encuentran más distribuidas en todo el mundo.
Bajo condiciones normales todas las fases de crecimiento se desarrolla sobre el perro. Por lo general los adultos atacan las orejas y entre los dedos; las larvas con frecuencia se encuentran en el pelo a todo lo largo de la espalda.
Una casa se puede infestar severamente si el perro de la familia recoge garrapatas de una residencia infestada, jardines o parques.

La garrapata de las aves :
Esta garrapatas puede lastimar y hasta matar a los pollo, y atacar a los humanos. El daño y los síntomas de esta garrapata producen debilidad de las patas, alas caedizas, cresta y barbas pálidas, detención de la ovipostura y la muerte por la pérdida de sangre. Además de sangrar a las aves se ha comprobado que la garrapata es portadora de una enfermedad sumamente mortal, en muchas partes del mundo.

Control : Un mayor asesoramiento y la mejor opción de éxito en el tratamiento que requiera, ProAmb se lo garantiza. - contacte con nosotros -