Ácaros

Los ácaros son pequeños arácnidos de tamaño casi microscópico. Se los confunde con insectos. No tienen antenas, y su cabeza y tórax están fusionados en una sola región llamada cefalotórax. Su cuerpo no está tan claramente dividido como el de los otros arácnidos (escorpiones, arañas); es más redondo y su tamaño varía según si ha comido o no. Su boca es picadora y además chupadora.

Cuando nacen tienen tres pares de patas, pero conforme va pasando el tiempo le aparece un cuarto par.Andan por todas partes, todos los países y todos los climas.
Según su forma de vida se clasifican en: parásitos y no parásitos.
Muchas especies de ácaros son parásitos, se pueden alimentar de sangre,
linfa, pelo, tejido, etc. Se les ha encontrado en murciélagos, pájaros, reptiles,
roedores.

Acaro del polvo – Acaro doméstico:
Estos ácaros son considerados la especie que causa el mayor porcentaje de alergias en el hogar. Se trata de especies que no superan el medio milímetro de tamaño, de aspecto esférico y color cremosos. Su alimentación abarca una gran variedad de materia orgánica que incluyen restos de piel, excretas de animales, etc. Estas especies potencian su número en lugares con polvo (pisos, alfombras, colchones, almohadas, etc.).

Ácaros de los granos:
También se encuentran en el grano almacenado, cereales molidos y harinas.
Estos ácaros depositan huevos microscópicos sobre los granos y en pocos días eclosionan las pequeñas larvas, que después de varias mudas alcanzan el estado adulto. Sus piezas bucales pueden picar y roer (reducir a polvo las semillas).
Las pequeñas larvas tienen 6 patas llegando al estado adulto con 8 patas.
Influyen en el desarrollo de mohos, hongos a los que diseminan.

Control : Un mayor asesoramiento y la mejor opción de éxito en el tratamiento que requiera, ProAmb se lo garantiza. - contacte con nosotros -